Normalmente el ejercicio de guarda y custodia y de patria potestad, por parte de los progenitores, no siguen los mismos caminos tras un divorcio con menores en el hogar, pudiendo ser atribuida la guarda y custodia a uno sólo de los progenitores, mientras la patria potestad es conjunta. Estas situaciones, frecuentemente, suponen que ambos progenitores no sepan delimitar qué implica cada una de ellas.

Existen determinadas decisiones respecto de los hijos que pueden ser tomadas de forma unilateral por el progenitor que ostenta la guardia y custodia del menor, sin necesidad de solicitar el consentimiento, ni siquiera consultar, con el otro. En concreto, dichas decisiones pueden distinguirse entre:

  • Decisiones del día a día. Se trata de decisiones que no se consideran transcendentes en la vida del menor y que pueden ser calificadas como ordinarias. En concreto, nos referimos a los actos cotidianos que se repiten con cierta frecuencia como la ropa que puede llevar el menor, programas de televisión que puede ver, decidir las actividades de ocio o esparcimiento del menor, etc.
  • Situaciones de urgente necesidad. Cuando estemos ante una circunstancia que requiere una actuación rápida, el progenitor que acompañe al menor en dicho momento, puede tomar la decisión de manera unilateral y sin necesidad de consultar con el otro. Suele tratarse de decisiones relativas a la salud del menor que, en situación normal debería tomarse con el acuerdo de ambos padres. El ejemplo más claro es una operación quirúrgica, que con motivo de urgencia, requiere una actuación rápida.

 

Las demás cuestiones que afecten a la vida del menor y que pueden considerarse actos de la vida cotidiana tienen que ser consensuados por ambos progenitores, como titulares ambos de la patria potestad; existiendo determinadas situaciones que exceden del contenido ordinario, constituyendo actos de ejercicio extraordinario de la patria potestad, las cuales, deben ser consensuadas y acordadas por ambos. Esto quiere decir, que todas las decisiones que supongan una gran trascendencia en la vida del hijo, tales como el lugar donde vivirá o el colegio al que asistirá, no podrán ser decididas de forma unilateral, sino que requerirán acuerdo de ambos progenitores.            Por ello, vamos a distinguir, sin ánimo de exhaustividad,  qué decisiones van a ser tomadas de manera conjunta y cuáles pueden serlo de forma unilateral por uno sólo de los progenitores, dependiendo del ámbito de vida del menor en el que nos encontremos.

  • DECISIONES QUE PUEDE TOMAR EL PROGENITOR DE FORMA UNILATERAL.

             La SAP de Asturias, Secc. 4º, de 22 de febrero de 2003, recurso 434/2002  distingue cuales son aquellas decisiones que se pueden tomar de forma unilateral, diferenciándola por los distintos ámbitos de la vida del menor, tomando como más importante el ámbito educativo, sanitario y personal del niño:

  • En el ámbito escolar y educativo:el progenitor podrá autorizar al niño para asistir a excursiones o actividades escolares esporádicas o no permanentes que impliquen salida extramuros del centro docente; solicitar becas o ayudas para estudios, libros, comedor o transporte escolar; inscribir al menor en el servicio de comedor temporal o definitivamentereconociendo la facultad para que el custodio compatibilice su vida personal y familiar con sus obligaciones laborales;delegar en un familiar o adulto responsable la recogida del menor del centro escolar; etc.
  • En el ámbito sanitario:requerir la asistencia médica en casos de accidentes de pequeña relevancia o enfermedades leves; pasar revisiones pediátricas; administrar al menor vacunas recomendadas por las autoridades sanitarias competentes; la administración de los fármacos que precise de todo tipo de actuaciones o tratamientos médico en los supuestos de urgencia vital por riesgo de muerte o lesión irreversible del menor. Todo lo descrito anteriormente se puede realizar sin perjuicio de dar cuenta inmediata al otro progenitor.
  • En el ámbito de la vida cotidiana del menor:decidir el tipo de alimentación que se proporciona al menor (salvo prescripción en caso de tratamientos o enfermedades); decidir la clase de ropa y calzado que ha de vestir; decidir las actividades de ocio o esparcimiento del menor, respetando la opinión del mismo y las actividades extraescolares programadas en que participare habitualmente, siempre que tales actividades de ocio no comporte riesgo físico o psíquico grave para el menor.

 

  • DECISIONES QUE DEBEN TOMARSE CON CONSENTIMIENTO DE AMBOS PROGENITORES

 

  • En el ámbito escolar y educativo:decisiones sobre la educación religiosa y la pertenencia del hijo a una determinada fe o religión; cambio de colegio; elección del centro educativo; participación del menor en actos religiosos concretos y propios de una determinada confesión religiosa; determinación de si el centro docente ha de ser público o privado, situado en España o en el extranjero.
  • En el ámbito sanitario:sometimiento o no del menor a terapias o tratamientos médicos preventivos, paliativos o curativos agresivos; autorización de operaciones o intervenciones médico-quirúrgicas; asistencia o tratamiento de tipo psicológico o psiquiátrico.
  • En el ámbito de la vida cotidiana del menor:lugar de residencia del menor; cambio de domicilio; autorización para realizar actividades o deportes de alto riesgo; la realización de un viaje al extranjero; elección de las actividades extraescolares a las que va a asistir.

 

En definitiva, los progenitores pueden tomar decisiones de forma unilateral en determinadas situaciones cotidianas o de urgente necesidad. No obstante, se debe tener en cuenta que existen situaciones extraordinarias que resultan de enorme trascendencia en la vida del menor, las cuales deben ser tomadas por ambos.

Por Sonia Gea Martínez y Álvaro Sanjuan Guerrero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This