Las nulidades canónicas y sus falsos mitos

En la actualidad, encontramos falsos mitos acerca de las nulidades eclesiásticas, tales como su elevado coste o que es muy difícil conseguirla. Resultando ambas afirmaciones inciertas, ya que lo único que importa, es que el matrimonio sea nulo para tener una sentencia que reconozca la nulidad del matrimonio contraído en la Iglesia. Sin embargo no todos los abogados por el hecho de serlo pueden llevar expedientes de nulidad matrimonial, sino que es necesario tener una formación, pertenecer al elenco de abogados de la diócesis en la que se tenga que presentar la demanda o autorización del Obispo, como es el caso de María Muñoz Polaino, canonista experta.

Otro de los mitos más conocidos de estos procesos tan específicos, es aquel que los “tacha” como largos. Un proceso normalmente dura un año y se trata confidencialmente, sólo conociendo la causa el abogado y los Miembros del Tribunal.

En lo que al coste se refiere, cada Tribunal tiene estipuladas unas tasas. Existiendo además casos específicos (que también analizamos detenidamente) en los que la asistencia jurídica es gratuita o existe reducción de tasas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies